Saltar al contenido

Albaricoque. Una rica Fruta de Verano

albaricoque fruta de verano

Aquí aprenderás todo sobre esta fruta de verano

El abaricoque es una fruta de verano conocida como damasco, albergero o chabacano. Esta fruta proviene de la planta denominada científicamente “prunus armeniaca”. Las características de esta fruta merecen ser conocidas por más personas. Eso permitirá que las propiedades benéficas de esta fruta sean aprovechadas por un mayor número de individuos.

¿Por qué el albaricoque es una fruta de verano?

El verano está caracterizado por muchas frutas interesantes y deliciosas. El damasco se considera una fruta de verano debido a diversas razones. Entre esas razones está la capacidad del albaricoquero para resistir altas temperaturas y períodos de sequía.

Por otro lado, los frutos de la prunus armeniaca pueden disfrutarse aún más si se recolectan en los meses de verano. Además de ello, el verano supone un momento ideal para aprovechar las propiedades que tiene un damasco. Todas estas cosas influyen de forma directa en la categorización del albaricoque como fruta de la estación más cálida del año.

Cultivado en climas cálidos

Un albaricoquero que es cultivado en una región con un clima cálido puede crecer como un arbusto o un árbol normal. Las elevadas temperaturas que caracterizan al verano no impiden que el chabacano se desarrolle de la mejor manera posible. La resistencia del árbol que produce los albaricoques logra que estos sean considerados frutos del verano.

Resiste la sequía

Una vez que los albaricoqueros se han enraizado bien, no es necesario regarlos continuamente. El verano puede caracterizarse por sequías de diversa intensidad. Por ello, es provechoso que los damascos no necesiten de riego frecuente para crecer y madurar. Claro está, es esencial que durante el período de establecimiento del árbol este reciba buenas cantidades de agua.

Recolección

El momento de recolección ideal para los chabacanos es el verano. La recolección de albaricoques en los meses que componen el verano permite que estos hayan madurado. Al recoger los frutos maduros del albaricoquero, las personas pueden disfrutar aún más del dulzor y la frescura de esta fruta.

Consumo veraniego ideal

Posterior al proceso de recolección en el verano, las personas pueden aprovechar esta época del año para consumir albaricoques. Un zumo de damasco jugoso, dulce y refrescante resulta ideal para disfrutar al máximo del verano.

Características físicas del albaricoque

Los albaricoques poseen una apariencia similar a diminutos melocotones. El sabor proveniente del fruto de un albaricoquero puede disfrutarse mucho. Ese sabor viene acompañado de una agradable textura y apariencia llamativa. Sin duda, las características físicas del damasco revelan que es una fruta del verano.

Color

El color de un chabacano puede variar entre amarillo, anaranjado, blanco o rojo. Las distintas clases de albaricoque presentan variaciones en su color. En diversos países se cultiva el albaricoquero con el fin de obtener su fruto. El diámetro de un albergero puede estar entre los 1,5 cm y los 2,5 cm.

Textura

La consistencia pasa a ser harinosa y la textura es fibrosa cuando el albaricoque ya ha madurado. Por otro lado, la piel de los albaricoques es aterciopelada y suave. Debido a eso, las personas pueden disfrutar aún más del consumo de esta fruta del verano.

Sabor

El sabor de un albaricoque puede ser predominantemente dulce. Sin embargo, algunos pueden presentar un sabor agridulce. Por el contrario, cuando un albergero ha alcanzado la madurez, su dulzor se potencia de manera increíble. El dulce fruto producido por el albaricoquero puede ser aprovechado mediante mermeladas, zumos o compotas.

Del mismo modo, el albaricoque puede ser disecado o enlatado. Por ello, se ha difundido la ingesta de esta fruta en la preparación de muchos postres.

Densidad

Un chabacano está compuesto por una pulpa amarillenta y una semilla con la forma de una almendra.

Propiedades benéficas del albaricoque

Los chabacanos poseen múltiples propiedades que son de provecho para la salud. Los beneficios que se obtienen de los damascos abarcan la lucha en contra de la anemia y la constipación. Además de ello, el chabacano tiene la capacidad de reducir la fiebre y mejorar los procesos digestivos.

Todos esos beneficios mejoran de forma general las funciones desempeñadas por el organismo.

Combate la anemia

La inmensa cantidad de hierro que poseen los albergeros combate la anemia. El cobre es otro de los componentes de esta fruta que mejoran la absorción del hierro que debe llevar a cabo el cuerpo. Por eso, el aumento de la hemoglobina es uno de los beneficios que trae consigo el consumo de albaricoque.

Mejora la digestión

El consumo de un albaricoque antes de una comida puede preparar al estómago. Dicha preparación produce una mejora significativa en los procesos digestivos. Eso se debe a la reacción alcalina que producen los chabacanos. Dicha reacción logra la neutralización de los ácidos perjudiciales.

Purifica los riñones

El potasio contenido en muchas de las frutas de verano reduce la retención perjudicial de los líquidos. La ingesta continua de chabacanos elimina los cálculos que se presentan en los riñones y previene la nefritis. Por eso, es comprensible que se afirme que los frutos provenientes del albaricoquero purifiquen y cuiden los riñones.

Cuida el corazón

La vitamina E y el hierro brindan aportes para el cuidado del corazón. El corazón es otro de los órganos vitales que se ve beneficiado con el consumo del fruto del albaricoquero.

Disminuye la fiebre

Los damascos son útiles ante la presencia de fiebre. Estas frutas reducen la temperatura corporal de manera natural. Además, limpian el sistema y alivian la sed. Por otro lado, los albaricoques nutren el organismo mediante el aporte de numerosos minerales y vitaminas. Por ello, es correcto decir que una fruta de verano como el albergero logra mejorar las defensas.

Proporciona antioxidantes

La cantidad de antioxidantes que tienen los albaricoques permiten que el cuerpo pueda mantenerse en forma. El licopeno y la vitamina C de un damasco protegen al organismo de distintas enfermedades.

Reduce la constipación

La pectina y la celulosa de los albergeros hacen que estos actúen como laxantes naturales. Los movimientos realizados por los intestinos pueden estimularse con estas frutas de verano. Por eso, es comprensible que las personas que sufren de constipación recurran a la ingesta de damascos para reducir esos problemas.

https://www.ecured.cu/Albaricoque

0/5 (0 Reviews)