Saltar al contenido

Mandarina una maravillosa Fruta de Otoño

mandarina una fruta de otoño

Todo sobre esta fruta de otoño

El árbol que posee el nombre científico de “citrus reticulata” produce una fruta de otoño conocida como mandarina. Existen distintas clases de mandarinas que varían en características físicas. Los distintos tipos de mandarinas reciben diversos nombres. Entre esos nombres están los siguientes: clementinas, satsumas e híbridos.

¿Por qué la mandarina es una fruta de otoño?

La llegada del otoño implica el aprovechamiento de distintas frutas con excelentes sabores y propiedades maravillosas. Las clementinas están dentro de la lista de frutas de otoño. El deleite de los híbridos, o mandarinas, es mayor en esa época del año. Ese hecho se debe a la relación que hay entre las condiciones del otoño y los árboles que producen esta fruta.

La producción de mandarina no se ve afectada por las condiciones climáticas que predominan durante el otoño. Por el contrario, muchas personas consideran que la mejor cosecha de mandarinas se obtiene en esos meses otoñales. Debido a eso, es entendible que una satsuma sea categorizada como fruta del otoño.

Requiere de humedad

Los suelos donde son cultivadas las plantas que producen como fruto las mandarinas deben cumplir con características especiales. Por ejemplo, es recomendable que estos suelos sean profundos y libres de salinidad. Además, la humedad debe predominar en los suelos para que la producción de clementinas pueda ocurrir de la mejor forma.

La atmósfera también debe ser húmeda para garantizar el buen desarrollo de los híbridos. Por eso, las lluvias frecuentes que se producen durante el otoño benefician la cosecha de mandarinas.

Resiste temperaturas bajas

Un árbol que dé como fruto mandarinas resiste mejor el frío. El otoño se caracteriza por tener temperaturas ligeramente bajas. Además, las lluvias otoñales que pueden llegar a ser muy frías contribuyen a la obtención de mejores cosechas de estos cítricos. Sin embargo, una temperatura inferior a los 3 grados centígrados sí puede perjudicar al mandarino.

Por ello, es importante que se cuide la temperatura. De esa forma, las frutas podrán desarrollarse y ser de mayor calidad.

Recolección otoñal

El otoño es una de las mejores temporadas para las mandarinas y otras frutas de carácter cítrico. El cultivo y la composición de las clementinas las convierten en frutas idóneas para el disfrute de esta época anual.

Características físicas de la mandarina

Los distintos tipos de mandarinas presentan características físicas diferentes. Por ello, es común ver diversos tamaños entre las clementinas. Del mismo modo, el sabor puede variar de manera considerable entre los satsumas.

Color

El color de un mandarino puede ir desde el rojo anaranjado hasta un fuerte y chillón naranja. Este color caracteriza de manera notable a todas las diversas clases de mandarinas que existen alrededor del mundo. El brillo de esta fruta cítrica de otoño hace que sea llamativa y atractiva a la vista.

Textura

Las clementinas son fáciles de pelar y se caracterizan por tener mucho jugo en su interior. La textura de las mandarinas puede ser ligeramente rugosa o totalmente lisa.

Sabor

El sabor de los satsumas puede llegar a ser bastante bueno. Del mismo modo, las clementinas poseen un sabor que resulta verdaderamente agradable para el paladar. Las mandarinas se caracterizan principalmente por su sabor cítrico que logra ser disfrutado de manera plena. Sin embargo, existen ejemplares de esa fruta que poseen un sabor dulce muy predominante.

Densidad

Las mandarinas son muy jugosas y la gran mayoría de ellas se componen de semillas fuertes. El tamaño más grande y la forma achatada se presencian en los satsumas. Por otra parte, las clementinas poseen un tamaño menor en comparación con otros tipos de mandarinos.

Propiedades benéficas de la mandarina

Los beneficios que se obtienen a partir del consumo de mandarinas son claramente perceptibles. Todos esos beneficios no solo están relacionados con una salud más fuerte. Además de ello, las mandarinas pueden lograr mejoras que impulsan la belleza. Por eso, no es de extrañar que las personas consuman esta fruta del otoño para tener una piel rejuvenecida.

Del mismo modo, la ingesta de esta fruta cítrica se relaciona con el fortalecimiento de los dientes y el sistema inmune. Las propiedades que contienen las mandarinas logran beneficiar el colesterol y el corazón. Por otra parte, no se pueden pasar por alto los poderes digestivos e hidratantes de las mandarinas.

Poderes digestivos e hidratantes

Los nutrientes contenidos en una mandarina benefician las funciones del sistema digestivo. Del mismo modo, la fibra impulsa la buena digestión y la desintoxicación del cuerpo. Por otra parte, se puede destacar positivamente el efecto hidratante que otorgan las satsumas. Además, la acción diurética natural de esta fruta tampoco pasa desapercibida.

Protege el corazón y el colesterol

El colesterol bueno puede verse aumentado con la ayuda de las clementinas. Por el contrario, el colesterol malo se reduce al ingerir esta clase de frutas. Este poder regulador que tienen los híbridos logra proteger un órgano esencial, el corazón. Además, las mandarinas brindan aportes que evitan que las células cancerígenas vayan en aumento y los tumores proliferen.

Fortalece el sistema inmune

El sistema inmunitario debe mantenerse fuerte para que el organismo esté saludable. El combate en contra de la gripe y las infecciones se ve reforzado con el consumo de mandarinas. Esta fruta se puede emplear en remedios naturales que pueden ser ingeridos en otoño.

Mejora los dientes

El contenido de vitamina C, el fósforo y el calcio de las mandarinas intervienen en el desarrollo saludable de los dientes. Diversas investigaciones señalan que esta fruta de otoño previene la aparición de enfermedades dentales como la gingivitis.

Favorece la salud de la piel

Los antioxidantes presentes en las satsumas benefician la obtención de una piel sana y hermosa. Además, la curación y la cicatrización de una herida pueden maximizarse con la ayuda de los híbridos. Estos beneficios a nivel cutáneo también guardan relación con la reducción de arrugas y la reducción del acné.

Del mismo modo, es conveniente que el consumo de clementinas contribuya a que las personas prevengan la aparición de estrías. Sin duda, todas las vitaminas y los minerales que poseen las mandarinas son de mucho provecho.

http://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/mandarina.pdf

0/5 (0 Reviews)