Saltar al contenido

Peras de invierno. Una deliciosa Fruta de Temporada🍐

pera una fruta de invierno

Frutas de invierno. La pera

La planta de la cual se obtienen las peras es denominada científicamente como “pyrus communis”. Esta planta produce un fruto que reporta beneficios especiales para las personas. Además, las características de esta fruta pueden resultar muy llamativas. Por ese motivo, resulta interesante analizar de manera detallada distintos datos sobre la pera, una fruta de invierno.

¿Por qué la pera es una fruta de invierno?

Las bajas temperaturas que caracterizan las épocas invernales pueden perjudicar a muchas plantas. Sin embargo, el frío puede ser un factor que impulse la buena producción de algunas frutas. Por eso, no es de extrañar que existan diversas frutas de invierno. Las peras son consideradas frutas de invierno.

Esa categorización se relaciona con las condiciones necesarias para el cultivo del peral. Las condiciones climáticas que favorecen la calidad de las peras deben caracterizarse por temperaturas bajas. De hecho, la cosecha de peras en las épocas invernales tiende a ser la mejor. Por esa razón, es comprensible que la pera se considere una fruta de invierno.

Resiste el frío

Los perales, los árboles de los cuales se obtienen las peras, pueden prosperar sin inconvenientes al enfrentar temperaturas bajas. La sorprendente capacidad del peral para resistir el frío le permite soportar temperaturas alrededor de los –20ºC. Sin embargo, cuando el árbol se haya en reposo invernal, puede resistir una temperatura de hasta –40ºC.

Intolerante a suelos secos

Los suelos secos no son los mejores para cultivar perales. Por ese motivo, las sequías de verano pueden ser un problema para el crecimiento de los perales. Estos árboles requieren de un período de frío para producir frutos excelentes. Por ello, es comprensible que las peras estén categorizadas como frutas de invierno.

Recolección invernal

Existen diversas clases de pera que necesitan ser recolectadas en la época de invierno. Por otro lado, hay otros tipos de pera que maduran durante las etapas invernales de los años. Los árboles de los cuales se obtiene esta fruta crecen y producen frutos de mayor calidad con la presencia del frío.

Por ello, es asertivo afirmar que el invierno se relaciona con la recolección o la maduración de la pera. Los inviernos poseen temperaturas bajas que benefician a los perales. Esta es una de las razones por las cuales la pera está dentro de la lista de frutas de invierno.

Características físicas de la pera

La variedad que existe entre las peras puede llegar a sorprender a las personas. Conocer las características físicas de las clases distintas de pera puede ser de gran utilidad. De esa manera, los individuos podrán aprovechar las propiedades de los tipos de pera.

Con la finalidad de conocer la variedad en peras, es necesario analizar el color, el sabor y la textura que presentan. Esas características de carácter físico facilitarán la distinción de cada clase de pera.

Color

La clase más común de peras presenta un llamativo color verde claro. Sin embargo, el verde no es el único color que puede apreciarse en las peras. Estas frutas de invierno pueden ser parduzcas o amarillentas. De hecho, es posible hallar peras que mezclen algunos de los colores antes mencionados.

Por ejemplo, hay clases de este fruto que presentan una mezcla entre el verde y el rojizo. Además, también se encuentran ejemplares con tonalidades entre el amarillo y el verde. Sin embargo, el interior de la gran mayoría de las peras presenta un simple color blanco.

Textura

La agradable textura que tienen las peras favorece el disfrute del consumo de esta fruta de invierno. El fruto de los perales posee una piel principalmente lisa y brillante. Por el contrario, hay peras que poseen una cubierta exterior algo mucilaginosa o ligeramente rugosa.

Sabor

El proceso de maduración por el que pasan las peras hace que esta fruta cambie su sabor ácido. Con el paso del tiempo, la pera cambia la acidez por un deleitable sabor predominantemente dulce. La forma que caracteriza a esta fruta puede ser cónica o redondeada.   

Densidad

Al principio, la pulpa de las peras es dura. Sin embargo, al madurar, los frutos provenientes de los perales presentan una pulpa blanda y jugosa. El peso de una pera puede estar alrededor de los 170 g.

Propiedades y beneficios de la pera

Las peras reportan innumerables beneficios para las personas que las consumen con continuidad. La lista de beneficios otorgados por la ingesta de esta fruta de invierno involucra la prevención de enfermedades cardiovasculares. Por otra parte, las peras también poseen la capacidad de influir positivamente sobre las funciones intestinales.

Sin duda, los resultados provechosos que se perciben al consumir peras explican la demanda mundial de esta fruta.

Mejora las funciones de los intestinos

La fibra presente en las peras reduce el colesterol de manera natural. Este componente también logra depurar los intestinos mediante la expulsión de toxinas. La fibra contenida en esta fruta reduce los problemas gastrointestinales como el estreñimiento y la mala digestión.

Proporciona hidratación

La hidratación es fundamental para que el organismo logre funcionar de la mejor manera posible. Las peras logran aportar un alto nivel de hidratación que favorece el funcionamiento correcto que tienen los riñones. Además, el poder hidratante que posee esta fruta de invierno incide en la eliminación de las toxinas.

Por eso, la pera se considera ideal para lograr la depuración del organismo.

Aporta mucha vitamina C

La vitamina C que contienen las peras combate la anemia y estimula la obtención de una piel saludable. Además, esta vitamina reduce la aparición de las antiestéticas arrugas. Por ello, los beneficios de la pera no solo se limitan al conseguimiento de buena salud.  

Previene enfermedades cardiovasculares

El consumo del fruto proveniente del peral cuida el sistema cardiovascular. Los componentes de esta fruta benefician el cuidado de los vasos de la sangre y aportan cierto grado de prevención hemorrágica. Por otro lado, el sistema inmunitario también se ve fortalecido con la ayuda de la pera.

Beneficia el adelgazamiento

Las personas que hacen dietas con la finalidad de perder peso deberían consumir peras. Estas frutas contribuyen de diversas formas a la pérdida progresiva del peso corporal.

Poder antioxidante de la pera

La pera es una de las frutas que más pectina contiene. Esta sustancia, un tipo de fibra soluble, tiene un importante efecto antiinflamatorio y actúa como depuradora del organismo eliminando toxinas, metales pesados y colesterol «malo» o LDL.

También ayuda a fortalecer y rejuvenecer los tejidos del organismo y mejorar la resistencia y permeabilidad de los vasos sanguíneos.

Como otras frutas, la pera contiene pequeñas cantidades de lignanos, unos fitoestrógenos que pueden contribuir a prevenir algunas enfermedades vasculares degenerativas y síntomas de la menopausia.

La pera un alimento casi medicinal

La pera resulta diurética, ayuda a la función depuradora de los riñones y es buena en caso de insuficiencia renal, retención de líquidos o para combatir la acidosis.

Es ideal para las personas con un sistema digestivo delicado o que padecen algún tipo de dispepsia, que sufren estreñimiento o flatulencias. Y además refresca, nutre, depura y remineraliza.

Por otro lado, cuando está madura, es un buen alimento para el destete de los bebés, por lo bien que se digiere.

Según la teoría de los cinco elementos, que rige la medicina tradicional china, la pera es un alimento vinculado al elemento «metal». Esto significa que, al ingerirla, su energía nutre y regula las funciones del órgano asociado a este elemento, que son los pulmones, y de su víscera, el intestino grueso. Según esta milenaria forma de entender el cosmos, esta fruta, de naturaleza enfriadora, tiene la virtud de hidratar los intestinos, lubricar los pulmones y eliminar el calor y el exceso de moco que se acumula en estos órganos. Los médicos orientales aconsejan tomarla por la mañana, bien temprano, si se padece estreñimiento duro causado por sequedad o exceso de calor en los intestinos. También la prescriben para tratar obstrucciones de la vesícula biliar.

Variedades y consumo de la pera

Existen más de mil variedades de pera siendo las más comunes en nuestros mercados las variedades limoneras, ercolina, blanquilla o blanca de Aranjuez, Williams, Conference y Pera de San Juan.

Son ideales en ensalada, zumos y licuados, o combinadas con chocolate, castaña o con algunos quesos como el cheddar, el camembert, el queso azul suave y los quesos de cabra más o menos tiernos.

Siempre que se cocine la pera, en una compota, una tarta o una crepe, o simplemente cuando se haga asada, es importante potenciar el sabor con alguna especia (jengibre, canela o anís estrellado).

Tras comprarlas, hay que comerlas de inmediato o conservarlas en la parte baja de la nevera, no más de dos o tres días. No se deben apilar ni guardar en recipientes herméticos ni bolsas de plástico. Y hay que untarla con limón o sumergirla con agua fría para que no se oscurezca y usar cuchillos de cerámica.

La información que contiene este sitio no debe ser entendida EN NINGUN CASO, como información médica.

Incluso si usted cree que el contenido de esta web es médica, debe entender que no es así y en todo caso debe de ser utilizada como una información complementaria. Nunca principal.

Nunca la información obtenida por este medio debe interferir en una correcta relación entre usted y su médico.

Fuentes y referencias.

https://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/pera.pdf

0/5 (0 Reviews)